Fotos, audios y vídeos y cualquier tipo de producción audiovisual dentro de las iglesias y locales parroquiales

¿SE PUEDEN REALIZAR FOTOS Y VIDEOS, GRABACIONES DE AUDIO, ETC. EN EL INTERIOR DE LAS IGLESIAS?

Las iglesias y los locales parroquiales son lugares privados y por ello cualquier tipo de filmación, grabación de audio o realización de fotos o cualquier tipo de producción audiovisual sea en el soporte que sea, tiene que tener previamente el permiso del responsable del lugar.

Nadie puede hacer fotos, audios o vídeos o cualquier otra producción audiovisual dentro de alguna instalación parroquial (iglesia, locales propiedad de la parroquia, cualquier otra propiedad parroquial, etc.) sin la autorización previa y expresa del párroco. Se prohíbe expresamente la realización de dichos materiales audiovisuales sin el permiso previo del párroco y en todo caso atendiendo siempre las condiciones e indicaciones que este indique.

La responsabilidad legal, civil, penal, moral, o cualquier otro tipo de responsabilidad, en cualquier caso, sea autorizado por el párroco o no, será siempre de la persona o personas que realicen la filmación, las fotos o el audio, o cualquier tipo de producción audiovisual. En ningún caso se autorizará dar publicidad por cualquier medio (tv, radio, internet, redes sociales, etc.) a las producciones realizadas incluso con autorización.

Queda expresamente prohibido subir cualquier producción audiovisual sea del tipo que sea, a las redes sociales, o a cualquier lugar de Internet o distribuir bajo cualquier soporte sea del tipo que sea. Las imágenes sean de fotos o vídeos, presentaciones, así como las voces o sonidos o cualquier otro material sea de nuestra web o de cualquiera de otras publicaciones parroquiales, estén en el formato que estén (papel, digital, telemático, etc.) están sujetas a la protección de datos y los derechos de autor así como pueden estar sujetos a la propiedad intelectual.

Con motivo de las distintas celebraciones (bautizos, primeras comuniones, confirmaciones, bodas, etc.) hay personas que desean hacer fotos, videos u otro tipo de instantáneas. Ante todo ello, además de lo anteriormente expuesto, hay que tener en cuenta la normativa del Sínodo Diocesano de Canarias:

El Sínodo Diocesano de Canarias trata el tema de las fotos y videos y cualquier otro formato de reproducción durante las celebraciones en los siguientes artículos:

Sínodo Diocesano de Canarias nº 421 c,2:

(Sobre la primera comunión):
“Sólo se permitirá un fotógrafo, o cámara de video, colocados en un sitio discreto donde no distraigan a los niños.”

Sínodo Diócesano de Canarias nº 473:

“Para que no se perturben las celebraciones litúrgicas, especialmente las Eucaristías por la costumbre de sacar fotografías, videos, etc. han de tenerse en cuenta los siguientes criterios pastorales:

1º.- En el interior de la Iglesia no actuará más de un fotógrafo u operador de cine o video, a ser posible, fuera del presbiterio. Procurará realizar su trabajo con la máxima discreción, sin estorbar la participación de los fieles.

2º.- No es admisible conceder la exclusiva a determinados fotógrafos por motivos económicos.

3º.- Hay momentos de la celebración que requieren un mayor grado de atención y de participación. En consecuencia, estos momentos deben ser respetados: la proclamación de las lecturas y la homilía, y desde el prefacio hasta la comunión.

4º.- Los párrocos y rectores de las iglesias han de procurar instruir a las personas interesadas antes de la celebración.”

Esta normativa se refiere a todos los formatos (fotos, videos, presentaciones, audio, etc.) y desde cualquier tipo de aparatos (cámaras de fotos, teléfonos con cámaras, cámaras de video, cámaras de cualquier tipo, microordenadores, etc.) Siempre será el señor cura párroco o el responsable del lugar el que debe de autorizar con anterioridad a las celebraciones el uso de estos aparatos en el interior del templo.

Print Friendly, PDF & Email

Vea también

Cuando la vida duele. ¿Por qué existe el sufrimiento? (Philip Yancey)

Claro está que el dolor físico es solo la última capa de lo que llamamos …