Misa funeral ¿Qué tengo que hacer para solicitar un funeral en una de nuestras tres parroquias?

Un funeral católico es una misa que se celebra para honrar la vida y el fallecimiento de un católico. El funeral católico se basa en la creencia de que la muerte no es el final de la vida, sino que es una transición a la vida eterna con Dios. El funeral católico es una oportunidad para que los familiares y amigos del difunto se reúnan para rezar por su alma, recordar su vida y celebrar su fe en la resurrección.

Llamamos FUNERAL a la primera misa que celebramos por una persona católica recientemente fallecido.

¿Cuándo debe celebrarse el funeral después del sepelio? No hay indicada ninguna fecha en concreto. Puede celebrarse unos días después del sepelio o unas semanas o en los meses posteriores, pero la primera misa la llamaremos siempre “misa funeral”.

En un funeral católico quien nos reúne no es el difunto ni la familia del difunto… En la misa funeral quien nos convoca es JESÚS RESUCITADO para que a ejemplo de su vida y resurrección podamos pedir y agradecer a Dios en comunidad, por nuestro hermano difunto y por su familia. En ningún caso el funeral católico es un homenaje al fallecido tal y como vemos en las películas americanas… Los protestantes no rezan por los muertos y sus funerales poco tienen que ver con el funeral católico… Si no entendemos esto, nos iremos confundiendo cada vez más e iremos desvirtuando nuestras celebraciones por nuestros hermanos católicos difuntos, convirtiéndolas en meros actos sociales que en lugar de transmitirnos la esperanza en Cristo resucitado se convierte en un concurso de méritos del difunto y de sus amigos ante los demás…

En el funeral católico le damos gracias a Dios por la vida y lo que de bueno hizo el fallecido, por su cercanía a Dios y por la fe… porque eso es probable garantía de que ya disfruta de la vida eterna en Jesús resucitado, y si en algo quedó manchado por la culpa y el pecado nuestra oración comunitaria le servirá de aliento y apoyo en su camino hacia el Padre.

Un funeral católico es una misa que se celebra en la tradición de la Iglesia Católica en honor a una persona que ha fallecido. Esta misa tiene como objetivo encomendar el alma del difunto a Dios y rezar por su descanso eterno. Aquí hay algunos aspectos clave de un funeral católico:

  1. Liturgia de la Palabra: La ceremonia generalmente incluye lecturas de la Biblia y sermones que ofrecen consuelo y reflexión sobre la vida, la muerte y la resurrección en Cristo.
  2. Eucaristía: Durante esta misa, se recuerda al difunto en oración y se pide a Dios que lo acoja en su presencia. La Eucaristía también se celebra en memoria del difunto y como un acto de comunión entre los creyentes.
  3. Oraciones de intercesión: Durante la ceremonia, se ofrecen tres oraciones por el difunto y por sus seres queridos que están en duelo. Se pide a Dios que conceda su misericordia y gracia a la persona fallecida y que brinde consuelo a los que lloran su pérdida.
  4. Ritos y simbolismo: En el funeral católico, se utilizan varios rituales y símbolos para expresar la fe en la resurrección y la vida eterna.
  5. Consuelo y apoyo: Además de su componente religioso, los funerales católicos brindan una oportunidad para que la comunidad de creyentes se reúna y ofrezca consuelo mutuo a los afligidos. Es un momento para expresar solidaridad, compartir recuerdos y ofrecer apoyo emocional.
  6. Oraciones y misas posteriores: La Iglesia católica también promueve la práctica de rezar por los difuntos después del funeral. Se pueden ofrecer Misas de difuntos adicionales en conmemoración del difunto en fechas posteriores.

Es importante tener en cuenta que los detalles específicos de un funeral católico pueden variar según la región y las costumbres locales, pero en general, la ceremonia se basa en la tradición y doctrina católica en torno a la vida, la muerte y la resurrección.

Los funerales católicos pueden ser una experiencia muy emotiva, pero también pueden ser una oportunidad para encontrar consuelo en la fe y la esperanza.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS DE INTERÉS SOBRE EL FUNERAL CATÓLICO EN

NUESTRAS TRES PARROQUIAS

1.- ¿Quién puede pedir un funeral y cómo hacerlo?

Para nuestras tres parroquias la solicitud de un funeral la tiene que hacer solo los familiares directos del difunto. No admitimos otros intermediarios (amigos, vecinos, etc.) para un momento tan sensible y delicado como es el fallecimiento de un ser querido.

Para solicitar un funeral en alguna de nuestras tres parroquias póngase en contacto en cualquier momento, a cualquier hora, incluso sábados, domingos y festivos. Llame al 928 413 335 y deje en el contestador su petición, dejando bien claro su nombre y su número de teléfono. Nos pondremos en contacto con usted lo antes posible para acordar el lugar, el día y la hora del funeral. Tenga en cuenta que le podremos llamar desde un número de TELÉFONO PRIVADO. Espere nuestra llamada.

2.- ¿Qué tengo que hacer después de acordar el día y hora del funeral con la parroquia?

Pida a su funeraria el certificado de SOLICITUD DE FUNERAL donde consta que la funeraria ha ingresado las tasas diocesanas que tiene estipuladas con la diócesis. Ese impreso lo tiene que entregar usted a la parroquia antes de la fecha del funeral. En su contrato con la funeraria, está recogido que es la funeraria quien se encarga de abonar la tasa estipulada a la parroquia. Si tienen contratada una funeraria ni usted ni su familia tienen que abonar ninguna cantidad ya que la tasa por el funeral entra en el contrato que usted tiene acordado con la funeraria.

En el caso de que no se tenga contratado los servicios de una funeraria la tasa a abonar es de 53,00 euros. Vea: Tasas diocesanas y parroquiales

También el párroco le puede solicitar cualquier otro documento que estime importante según la situación personal del difunto.

Pregunte ante cualquier duda.

3.- Tenga en cuenta que en nuestras tres parroquias…

NO autorizamos el que hablen familiares, amigos, etc. ni que lean poemas, cartas, etc. durante la misa funeral.

De la misma manera, no se autorizan ningún tipo de actuación musical ni teatral ni artística, ni cualquier otro tipo de actuación o representación personal o grupal que se aparte de lo que son los elementos de la celebración de la eucaristía.

Creemos que los mejores lugares para ello NO ES LA IGLESIA sino el tanatorio o el cementerio. No podemos romper el ritmo de la celebración católica por otros elementos profanos totalmente ajenos a la misma.

– Hemos tenido un funeral de un miembro de nuestra familia y varios amigos habían preparado una canción de los Beatles que le gustaba mucho al difunto para cantarla en la comunión… pero el párroco no lo permitió.
– Escribí un poema al difunto y quise leerlo en la misa, pero el cura no quiso…
– Varios miembros de nuestro club escribieron poemas, cartas y composiciones al difunto, pero no nos la dejaron leer en la Iglesia.
– …queríamos durante la misa funeral hacer un baile dentro de la Iglesia ya que al difunto le gustaba mucho esa danza, pero nos dijeron que no…
– …el difunto pertenecía a una murga del carnaval. Todos fuimos al funeral disfrazados de payasos tal y como lo hicimos en el último carnaval en el que participó el difunto. Queríamos cantar la charanga cuando el cura nombrara al difunto o por lo menos al final, pero el cura nos dijo que dentro de la iglesia no se podía…

– Al difunto la gustaba mucho La Traviata y el cura no dejó que cantaramos un fragmento…

– El cura no dejó actuar en la iglesia durante el funeral al grupo de heavy metal al que pertenecía el difunto…

El funeral es una misa por un católico/a difunto recientemente fallecido. La iglesia no es el lugar adecuado para escenificar, representar o actuar contenidos que nada tienen que ver con nuestra fe.
La misa tiene su propio rito, ritmo y celebración y no es nada recomendable incluir elementos totalmente ajenos a la propia celebración religiosa. Para todo lo que no sea estrictamente propio de la celebración católica lo mejor es hacerlo en el tanatorio o en el propio cementerio o en un encuentro específico para realizar esos actos…

MUY IMPORTANTE:

Toda la información que ofrecemos, sea del tipo que sea, en nuestra web tiene únicamente validez informativa general y en ningún caso es vinculante o aplicable a situaciones, casos y horarios concretos donde solo el párroco o el responsable eclesiástico correspondiente tiene la capacidad de resolver.

Los horarios que indicamos son los que nos han enviado las parroquias. Tenga en cuenta que estos horarios pueden variar debido a celebraciones concretas: Navidad, Semana Santa, fiestas parroquiales, actividades pastorales, etc. Le recomendamos que para mayor seguridad confirme con antelación las horas de celebración. Para cualquier información sobre horarios o actividades parroquiales se tiene que poner en contacto directo con cada parroquia concreta.

Nuestra tres parroquias y cualquiera de sus organismos o personas no se responsabilizan de los cambios en los horarios ni en la normativa de la Iglesia o la diócesis que no estén actualizadas en nuestra web o la interpretación, aplicación, daños a terceros de cualquier clase, daños materiales, morales, etc. ni de ningún otro tipo que se puedan derivar de las informaciones y respuestas a las cuestiones que tratamos. Son las correspondientes autoridades eclesiásticas de cada organismo quienes tienen que decidir y determinar en cada caso y situación qué es lo que conviene, así como a realizar los cambios de horarios que consideren oportunos según las necesidades pastorales concretas  y cómo se debe aplicar de manera concreta la actual normativa de la Iglesia. La información que facilitamos es con buena fe y gratuita y tratamos que sea actualizada, aunque no siempre puede ser así. Ante cualquier duda sobre el texto póngase en contacto con la parroquia en los horarios de despacho parroquial.

Ante cualquier duda debe consultar con días de antelación a la parroquia: Contacto

4.- Atención a las familias y amigos del difunto

Después del funeral nuestra comunidad quiere seguir acompañando en el amor y la oración a los familiares y personas afectadas y para ello ofrece varias actividades completamente gratuitas, en especial el GRUPO DE DUELO que celebramos los primeros lunes de mes en la parroquia de Ntra. Sra. del Atlántico. Si está interesado en participar gratuitamente en este grupo que ha ayudado a muchas familias y personas individuales, póngase en contacto con nuestra parroquia.

De la misma manera el párroco siempre está disponible para el diálogo y la cercanía de las personas que están atravesando el proceso de duelo. Solicite una entrevista. Todos los servicios son gratuitos.

Funerales: El obispo de Huesca prohíbe discursos de elogio y cartas de despedida en funerales católicos

Decreto 034/2019 (2 de septiembre) del obispo de Huesca, Julián Ruiz Martorell, por el que se regula en toda la Diócesis de Huesca la celebración litúrgica de las exequias:

Las exequias cristianas son una celebración litúrgica de la Iglesia. El ministerio de la Iglesia pretende expresar también aquí la comunión eficaz con el difunto, y hacer participar en esa comunión a la asamblea reunida para las exequias y anunciarle la vida eterna (CEC, N. 1684).

El Concilio Vaticano II pidió que las exequias cristianas manifestaran claramente el sentido pascual de la muerte del cristiano y que el rito respondiera a las circunstancias y tradiciones de cada país (Cf. SC, n. 81). Este deseo expresaba el fuerte interés de la Iglesia en que la liturgia resplandezca en su ser más genuino y profundo y en que los fieles puedan vivir con una participación activa, consciente y fructuosa (Cf. SC, n. 11).

En lo que se refiere a las exequias, estas palabras recogen también el testimonio que nos ofrece la historia de la liturgia, por el que sabemos que a lo largo de los siglos la forma de dar sepultura a los cristianos ha ido variando y acomodándose a los distintos tiempos y lugares, si bien la fe en la resurrección de los muertos ha permanecido invariable.

El ritual, publicado en su edición típica en el año 1969 y en su versión en español en el año 1971, vio la luz con la pretensión de mostrar al mundo de hoy que la fe cristiana confiere un profundo sentido a la muerte y que, lejos de una concepción desgarradora, vacía o nihilista, puede llegar a ser vivida como un anuncio gozoso y confiado de la vida eterna y de la esperanza en la resurrección propias de nuestra fe.

Teniendo en cuenta los cambios vividos por nuestra sociedad, desde la publicación de la edición típica del ritual de exequias y para mayor comprensión del rito de las mismas, dando un mayor sentido litúrgico que muestre el anuncio gozoso y confiado de la vida eterna y de la esperanza en la resurrección propias de nuestra fe,

DECRETAMOS:

Que a partir del 1 de octubre de 2019, en todas las parroquias, comunidades cristianas de la Diócesis de Huesca y en los funerales, se evite:

  1. Leer cartas de despedida o escritos de agradecimiento.
  2. Pronunciar discursos o alocuciones laudatorias o biográficas del difunto. Ni elogios, ni elegías.
  3. Añadir oraciones o lecturas que no estén contempladas en el ritual de exequias.
  4. Interpretar música o cantos que no sean los adecuados para las exequias.

Vea también: ¿Qué es la muerte para los católicos?

Print Friendly, PDF & Email

Vea también

Meditación: Toda mi esperanza está puesta en tu gran misericordia (San Agustín)

Señor, ¿dónde te hallé para conocerte —porque ciertamente no estabas en mi memoria antes que …