Meditación: Esta es nuestra Iglesia católica… (Mario Santana Bueno)

Sí, nuestra madre la Iglesia católica es la Iglesia de Pedro y de Pablo, de Francisco y Clara, de Agustín y Mónica, de Judas y de aquellos que de madrugada buscaban a Dios para adorarle.

Es la Iglesia de aquellos que gritaban “¡crucifícalo, crucifícalo!”, y de los que se quedaron asombrados ante la mirada del Resucitado. Y es la Iglesia de los que se acobardaron a la hora de darlo todo en el último momento. Y es la Iglesia de los que dieron todo, hasta su vida, fiados en la palabra del Resucitado.

Es la Iglesia de los que dudamos y buscamos entre la negrura de la noche.

Esta es la Iglesia de los Santos Padres y de los hijos pecadores.

Esta es la Iglesia resucitada de los que estábamos muertos por el pecado.

Esta es la Iglesia de los aguijones de la carne y de la resurrección de los muertos.

Es la Iglesia de los que esperan y muchas veces en la espera nos quedamos dormidos… De los que les arde el corazón y la de los que le piden a Dios un corazón de carne.

Es la Iglesia de los que después de recibir el milagro no volvimos agradecidos a Padre Dios para darle las gracias. Somos la Iglesia de los agraciados desagradecidos…

Es la Iglesia de los que perdonados muchas veces no sabemos o no queremos perdonar… De los que nos cuesta olvidar las ofensas y olvidar fácilmente el agradecimiento a Dios y a los demás…

Es la Iglesia que camina por el mundo mirando siempre al futuro donde está Padre Dios… Es la Iglesia de la misericordia y de la compasión de Dios y de nuestra frágil fe que quiere ignorarlas…

Somos la Iglesia de los frágiles y débiles porque somos conscientes que Dios es nuestra única fuerza…

Esta es la Iglesia de los valientes que se atreven a llamar a Dios “Padre” sintiéndose de verdad hijos y de verdad hermanos de toda la humanidad.

Mario Santana Bueno

2001

Print Friendly, PDF & Email

Vea también

Cuando la vida duele. ¿Por qué existe el sufrimiento? (Philip Yancey)

Claro está que el dolor físico es solo la última capa de lo que llamamos …