Si te vas, se me acaba la vida…

Si te vas, se me acaba la vida…

¿Has pensado alguna vez que ocurría en tu vida si Dios desapareciera de ella? ¿Qué pasaría si el Señor se fuera de tu existencia…?

La historia de las personas con Dios y de Dios con las personas es una historia de amor. La mejor historia de amor que podamos vivir e imaginar, que no se rompe ni con el tiempo ni la muerte…

Dice Jesús: Permanezcan en mi amor (Jn 15, 9-17)

«Como el Padre me amó, así también los he amado yo: permanezcan en mi amor. Si cumplen mis mandamientos, permanecerán en mi amor, como yo he cumplido los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les he dicho todas estas cosas para que mi alegría esté en ustedes y su alegría sea completa. Este es mi mandamiento: que se amen unos a otros como yo los he amado. No hay amor más grande que dar la vida por sus amigos, y son ustedes mis amigos, si cumplen lo que les mando». «Ya no les llamo servidores, porque un servidor no sabe lo que hace su patrón. Los llamo amigos, porque les he dado a conocer todo lo que aprendí de mi Padre. Ustedes no me eligieron a mí; he sido yo quien los eligió a ustedes y los preparé para que vayan y den fruto, y ese fruto permanezca. Así es como el Padre les concederá todo lo que le pidan en mi Nombre. Ámense los unos a los otros: esto es lo que les mando».

Educar la sensibilidad espiritual:
1.- Busca un lugar adecuado para retirarte y hacer oración.
2.- Lee el texto bíblico anterior, despacio, viviendo el contenido…
3.- Escucha la canción relacionando la letra con Dios y tu vida, la mejor pareja que te puedes imaginar… Escucha la canción cuantas veces lo necesites.
4.- Dale las gracias al Señor porque está contigo y permanece contigo, y tú con Él… Continúa la oración el tiempo que lo necesites…

ZONA PASTORAL DE LA FERIA
Educando la sensibilidad espiritual
Lunes, 17 de julio de 2023

Print Friendly, PDF & Email

Vea también

Cuando la vida duele. ¿Por qué existe el sufrimiento? (Philip Yancey)

Claro está que el dolor físico es solo la última capa de lo que llamamos …