Los evangelios apócrifos

¿Qué son los Evangelios canónicos y los apócrifos? ¿Cuáles y cuántos son?

¿Qué diferencias hay entre los Evangelios canónicos y los apócrifos?

¿Qué dicen los Evangelios apócrifos?

Los Evangelios apócrifos son escritos que no fueron incluidos en el canon oficial del Nuevo Testamento por la Iglesia católica y otras denominaciones cristianas principales. La palabra “apócrifo” significa “oculto” o “secreto”, y se utiliza para describir textos que no fueron aceptados como parte de la autoridad doctrinal oficial de la Iglesia.

Las principales diferencias entre los Evangelios apócrifos y los canónicos (los aprobados por la Iglesia católica como inspirados por Dios, que son Palabra de Dios) son:

  1. Autoridad eclesiástica: Los Evangelios apócrifos no fueron aceptados como escrituras inspiradas por la Iglesia católica o las principales ramas del cristianismo. En contraste, los Evangelios canónicos, como los de Mateo, Marcos, Lucas y Juan, fueron considerados como inspirados por Dios y por lo tanto formaron parte del canon del Nuevo Testamento.
  2. Contenido y enfoque doctrinal: Los Evangelios apócrifos a menudo contienen relatos y enseñanzas que difieren de los Evangelios canónicos. Algunos de estos textos ofrecen versiones alternativas de la vida de Jesús, incluyendo detalles sobre su infancia, su vida familiar y eventos posteriores a su resurrección. Estos relatos a veces presentan elementos míticos o legendarios que no se encuentran en los Evangelios canónicos.
  3. Reconocimiento oficial: La Iglesia católica, así como otras denominaciones cristianas, no consideran los Evangelios apócrifos como autoritativos para la enseñanza doctrinal o la práctica cristiana, no se les considera inspirados por Dios y por tanto no son Palabra de Dios. En cambio, los Evangelios canónicos (evangelios de san Mateo, san Marcos, san Lucas y san Juan) son considerados como la base principal para la fe y la práctica cristiana dentro de la tradición católica.
  4. Desarrollo histórico: Muchos de los Evangelios apócrifos fueron escritos en los primeros siglos del cristianismo por comunidades cristianas que tenían diversas interpretaciones y entendimientos de la vida y enseñanzas de Jesús. A lo largo de los primeros siglos, la Iglesia católica y otras autoridades eclesiásticas discernieron y seleccionaron ciertos textos como canónicos, mientras que otros fueron considerados como apócrifos debido a su falta de autoridad o por sus interpretaciones doctrinales divergentes.

En resumen, los Evangelios apócrifos representan una variedad de textos antiguos que ofrecen perspectivas alternativas sobre la vida y enseñanzas de Jesús, pero no son reconocidos como autoritativos por la Iglesia católica en la misma medida que los Evangelios canónicos.

Print Friendly, PDF & Email

Vea también

Cuando la vida duele. ¿Por qué existe el sufrimiento? (Philip Yancey)

Claro está que el dolor físico es solo la última capa de lo que llamamos …