Fortaleciendo familias en la fe. Folleto de recursos para la familia sobre la fe

“La influencia más importante en la vida religiosa y espiritual de los adolescentes es la de sus padres”.

Imagínense pasar una hora hablando con un adolescente de lo que él/ella cree acerca de Dios, la fe y la religión y que significa esto en su vida, y después, tener una conversación similar con sus padres. De estas surgirían sorprendentes resultados, por ejemplo, nos darían una idea de cómo se vive la fe en el hogar, tendríamos distintos testimonios de los retos que cada uno de ellos enfrentaran.

Ahora, multiplique las dos conversaciones por más de 3,300 y obtendrá una visión de lo que el Dr. Christian Smith y sus colegas encontraron en su innovador estudio de investigación nacional sobre los adolescentes y la religión (National Study for Youth and Religion–NSYR por sus siglas en inglés) en los Estados Unidos. Realizado del 2001 al 2005, ha hecho posible que los líderes de la Iglesia y los padres de familia tuvieran un mejor conocimiento de lo que los adolescentes de hoy creen y de cómo actúan ellos en referencia a la religión. De los datos recopilados y analizados en este estudio, surgieron cinco descubrimientos importantes para que los padres pudieran comprender lo que se necesita para construir familias fuertes en la fe.

  1. Los padres cuentan y mucho
    Quizás el descubrimiento más sobresaliente de la investigación de NSYR (National Study for Youth and Religion–NSYR por sus siglas en inglés) es el rol que tiene el papá o la mamá. Smith encontró que la influencia más importante en la vida religiosa y espiritual de los adolescentes es la de sus padres. Al analizar las respuestas de dicho estudio los investigadores encontraron varios indicios que mostraron una similitud entre los padres y sus adolescentes de lo que hacían y creían (especialmente para las familias anglosajonas¹). Ya que para las familias Hispanas la cultura, el idioma, la inculturación, la falta de apoyo, la falta de programas y la estructura adecuada a sus necesidades en la Iglesia institucional se convierten en otro factor crítico a la hora de cultivar la fe en sus hogares (Pathways, 323-345).

  1. ¡Como sea! “¡whatever!”
    La investigación encontró que la fe de los adolescentes es muy superficial y sin bases profundas que los sostenga a mantenerse enraizados en la fe. Es decir, que puede llegar un viento fuerte llamado otra denominación u otra religión y se los lleva o los tumba. También, estos adolescentes se dejan solo llevar por la corriente sin oponer resistencia. ¡Lo que sea! o “whatever” forma parte de su vocabulario común y de su zona confortable. El creer o no creer está bien para ellos. Debido a este desinterés se ha perdido la devoción y desconocen la religiosidad popular de nuestra cultura.

  1. El poder de la fe
    Los adolescentes que practican y desarrollan su fe con una mentalidad positiva y no superficial son más felices y saludables que aquellos que no lo hacen.
    Otro de los descubrimientos en la investigación fue la influencia que tiene el practicar la fe. Esta fe ejerce una influencia importante, positiva, directa e indirecta en la vida de los adolescentes, ayudándolos a formarse en adolescentes saludables, y más comprometidos a vivir su vida de una manera constructiva y con futuro esperanzador. Y ¿qué padre de familia no quisiera esto para sus hijos?
Print Friendly, PDF & Email

Vea también

La soledad es un problema extendido y persistente. Barómetro de la soledad no deseada en España 2024

Una de cada cinco personas (20,0%) sufre soledad no deseada en España. La mitad de …