El cristianismo, la religión de la vida

El cristianismo es sin duda la religión más grande del mundo y a la que más personas se predica. A diferencia de otras religiones, el cristianismo se centra en la vida y las enseñanzas de Jesús de Nazaret. Una religión de amor, fe, esperanza, perdón y compasión. Todo lo que cree el cristianismo se basa en la palabra de Dios, que está escrita en la Biblia.

Una mirada a la historia del cristianismo

El cristianismo se remonta a más de 2000 años atrás; fue fundado por Jesús de Nazaret, quien está considerado el Hijo de Dios. Según la fe cristiana, Jesús fue enviado al mundo para traer luz a la humanidad y revelar el amor de Dios. El cristianismo se deriva de la religión judía, de la que el propio Jesús era un practicante.

Después de la crucifixión de Jesús, sus seguidores comenzaron a predicar su palabra a todos los pueblos a quienes él había predicado y, poco a poco, el número de seguidores de esta religión creció. A pesar de sufrir persecución por muchos gobernantes, el Cristianismo se mantuvo y, hoy en día, cuenta con aproximadamente 2.400 millones de fieles, provenientes de diferentes países, culturas y etnicidades.

¿Qué significa el cristianismo?

El cristianismo encomienda a sus seguidores la práctica de una vida religiosa, con base en el amor, la compasión y el respeto a sus semejantes, así como a la creación de Dios. El cristianismo también enseña que la pecaminosidad del hombre le separa de Dios y que, para acercarse a Él, es necesario seguir las enseñanzas de Jesús.

Los cristianos creen en la resurrección de Jesús de los muertos, aceptan Su perdón de los pecados y comprenden que la obediencia a la voluntad de Dios nos conduce a una vida eterna de felicidad. El cristianismo también nos enseña que el amor de Dios es incondicional y que es el único verdadero camino hacia una vida de pleno sentido y bienaventuranza.

Principios fundamentales del cristianismo

El cristianismo profesa los siguientes principios fundamentales:

Fe

La fe en Jesucristo, que es el Hijo de Dios, es el principio central del cristianismo. La fe en Jesús no se puede ver, pero se debe aceptar como verdadero en el corazón.

Amor

El cristianismo enseña que Dios es el Amor, y que los seres humanos deben amarse y respetarse unos a otros como Él nos ama. El amor cristiano es desinteresado y no discrimina a nadie.

Esperanza

La esperanza es uno de los principios fundamentales del cristianismo. Esperar y creer que el amor de Cristo nos llevará a la vida eterna nos da aliento a vivir mejor.

Compasión

La compasión es una de las más grandes virtudes cristianas. El cristianismo nos enseña a amar como Cristo nos amó, perdonando, mostrando compasión y misericordia.

Perdón

El cristianismo nos enseña que el perdón es una de las mejores cualidades humanas. El perdón nos ayuda a sanar emocional y espiritualmente, nos conecta con Dios, y nos ayuda a construir una relación sana con aquellos a quienes hemos lastimado.

El cristianismo es la fe de los amantes de la vida, quienes recuerdan a Jesús como el Salvador del mundo. El cristianismo es una fe inspirada en las enseñanzas de Dios, en su amor y compasión, y en su promesa de vida eterna. Esta sabiduría antigua sigue siendo una fuente de inspiración para cada uno de nosotros en nuestro viaje de la vida.

Print Friendly, PDF & Email

Vea también

Cuando la vida duele. ¿Por qué existe el sufrimiento? (Philip Yancey)

Claro está que el dolor físico es solo la última capa de lo que llamamos …