Semana Santa ¿Por qué cae cada año en fechas diferentes?

La Semana Santa es un tiempo que cambia según el año. No ocurre lo mismo con otras fiestas cristianas como la Navidad (25 diciembre), o las natividades (nacimientos) de la Virgen María (8 septiembre) o de Juan el Bautista (24 junio) y de otras importantes fiestas de nuestra fe. ¿Por qué en la Semana Santa ocurre este cambio de fechas?

Todo el calendario cristiano tiene su origen en la Resurrección de Jesús (la Pascua). La Resurrección del Señor es la referencia más importante de nuestra fe. Tanto es así que durante los tres primeros siglos del cristianismo la única fiesta que realmente se celebraba era la Pascua de Resurrección (la gloriosa resurrección de Cristo), y en menor medida Pentecostés (el descenso del Espíritu Santo sobre los apóstoles). Con el paso del tiempo ese acontecimiento fundante de la Resurrección se fue ampliando alrededor de la Semana Santa, así apareció el domingo (la palabra domingo significa “El día del Señor”). Cada domingo es la celebración semanal del misterio pascual de la Resurrección de Cristo. Podemos decir que cada domingo es una mini-Pascua de Resurrección. De la misma manera se fue creando un calendario de fiestas cristianas donde podemos celebrar los distintos momentos de la vida de Jesús y de los santos y santas, pero todo el calendario litúrgico tuvo su origen en la fiesta de la Pascua de Resurrección de Jesús.

La Semana Santa se celebra el domingo siguiente a la primera luna llena del equinocio de primavera, cayendo entre el 22 de marzo y el 25 de abril.

En el Concilio de Nicea (en el año 325) se promulgó que la Pascua cristiana (la Resurrección de Cristo) se celebraría “el primer domingo después de la primera luna llena durante o después del equinoccio vernal”. En consecuencia, astronómicamente, la Pascua nunca puede caer antes del 22 de marzo ni después del 25 de abril. La enorme importancia que tenía para los cristianos la Pascua como festividad de la Resurrección de Jesús, les llevó a creer que dicha celebración no podía llevarse a cabo sin cierta preparación espiritual. Pensaban nuestros primeros hermanos que debían acondicionar sus almas durante algunos días de ayuno, penitencia y oración. Esto sería lo que posteriormente se llamaría Cuaresma.

El equinoccio vernal, también conocido como equinoccio de primavera, es un fenómeno astronómico que ocurre dos veces al año, cuando el Sol se encuentra exactamente sobre el ecuador terrestre. En el hemisferio norte, el equinoccio vernal marca el comienzo de la primavera, mientras que en el hemisferio sur marca el comienzo del otoño. Durante el equinoccio vernal, el día y la noche tienen aproximadamente la misma duración en todas las partes del mundo.

En este año de 2024 la primavera comienza el miércoles 20 de marzo y la primera luna llena de primavera será el lunes 25 de marzo, por tanto el primer domingo después de la luna llena será el 31 de marzo donde celebraremos la Pascua (la Resurrección de nuestro Señor Jesucristo).

Print Friendly, PDF & Email

Vea también

Cuando la vida duele. ¿Por qué existe el sufrimiento? (Philip Yancey)

Claro está que el dolor físico es solo la última capa de lo que llamamos …