¿Qué significa que “Jesús está sentado a la derecha del Padre”?

La afirmación de que Jesús subió al cielo y está sentado a la derecha de Dios significa que después de su resurrección, Jesús ascendió al cielo y ocupa un lugar de honor y autoridad junto a Dios Padre. Esta creencia se encuentra en el Credo de los Apóstoles y es una parte fundamental de la fe cristiana.

La Ascensión de Jesús al cielo se menciona en varios pasajes bíblicos, como Juan 20:17, donde Jesús le dice a María Magdalena: “Subo a mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios y vuestro Dios”. También se menciona en Hechos 2:30-33, Efesios 4:8-10, 1 Pedro 3:22 y 1 Timoteo 3:16.

Sentarse a la derecha de Dios es un símbolo de honor y autoridad. En el Antiguo Testamento, el Salmo 110:1 dice: “El Señor dijo a mi Señor: Siéntate a mi derecha, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies”. Jesús, al estar sentado a la derecha de Dios, comparte el poder y la dignidad divina.

Esta creencia muestra que Jesús es el Mesías prometido y que tiene un lugar de supremacía y autoridad en el cielo. También implica que Jesús intercede por nosotros ante Dios y que está presente de manera espiritual en nuestras vidas.

Es importante tener en cuenta que la expresión “sentado a la derecha de Dios” no debe interpretarse literalmente, ya que no se refiere a una ubicación física en el cielo, sino a una posición de honor y poder.

La Ascensión del Señor en la Teología Católica

La frase “Jesús subió al cielo y está sentado a la derecha de Dios” es una expresión comúnmente utilizada en la teología cristiana para describir la creencia de que después de la resurrección de Jesucristo, ascendió al cielo y se sentó a la derecha de Dios Padre. Esta afirmación tiene varias implicaciones teológicas y simbólicas:

  1. Ascensión de Jesús: Según la narrativa bíblica, después de su resurrección, Jesús ascendió al cielo en presencia de sus discípulos. Esta ascensión se considera un evento central en la fe cristiana, ya que marca el final de su ministerio terrenal y su regreso a la presencia divina.
  2. Exaltación y Autoridad: Sentarse a la derecha de Dios se interpreta como una posición de autoridad y honor supremo. En la cultura judía, estar a la derecha de alguien era una posición de máxima importancia y favor. Por lo tanto, esta imagen indica que Jesús tiene una posición de autoridad divina y es igualmente digno de adoración y obediencia como Dios Padre.
  3. Intercesión: La idea de que Jesús está sentado a la derecha de Dios también se interpreta como una imagen de intercesión. Se cree que Jesús actúa como mediador entre Dios y la humanidad, intercediendo por nosotros ante el Padre. Esta creencia está respaldada por pasajes bíblicos que hablan sobre el papel de Jesús como sumo sacerdote celestial que intercede por los creyentes.

La afirmación de que Jesús está sentado a la derecha de Dios enfatiza su exaltación, autoridad y papel como mediador entre Dios y la humanidad. Es una expresión de la fe cristiana en la naturaleza divina y la obra redentora de Jesucristo.

La afirmación de que Jesús “subió al cielo y está sentado a la derecha del Padre” tiene un significado profundo en la teología cristiana.

  1. La Ascensión de Jesús:
    • La vida terrena de Jesús culminó con el evento de la Ascensión. Después de su resurrección, Jesús ascendió al cielo y se sentó a la derecha de Dios Padre.
    • Este acontecimiento se menciona en el Credo y es fundamental para la fe cristiana.
  2. Significado de la Ascensión:
    • La Ascensión representa la glorificación de Jesús y su regreso al Padre. Es un momento de trascendencia y victoria sobre la muerte.
    • Jesús, como el único y eterno Sacerdote, intercede por nosotros ante Dios Padre. Su presencia en el cielo nos asegura que nunca estamos solos y que siempre tenemos a alguien en quien confiar y pedir ayuda.
  3. Sentado a la derecha del Padre:
    • Esta expresión implica varios aspectos:
      • Gloria y honor: Jesús está en la gloria del Padre, compartiendo su divinidad.
      • Potestad judiciaria: Jesús tiene el poder judicial sobre vivos y muertos.
      • Compañía permanente: Él está siempre con nosotros, intercediendo por nuestra causa.

La Ascensión de Jesús y su posición a la derecha de Dios simbolizan su papel como Salvador y Mediador entre Dios y la humanidad. Su amor y sacrificio nos ofrecen esperanza y confianza en nuestra vida espiritual.

Print Friendly, PDF & Email

Vea también

La soledad es un problema extendido y persistente. Barómetro de la soledad no deseada en España 2024

Una de cada cinco personas (20,0%) sufre soledad no deseada en España. La mitad de …