¿Por qué a Jesús se le llama el “Buen Pastor”?

Es el mismo Jesús quien nos dice quién es. “Yo soy el buen pastor”, dice Jesús, y lo explica: no trabaja por el jornal; las ovejas son suyas; no las abandona nunca, sabe ver las trampas de los lobos. Y, por encima de todo, ¡las conoce! Las conoce tanto que ellas lo reconocen.

A Jesús se le llama el “Buen Pastor” por varias razones que se derivan de las enseñanzas bíblicas. La metáfora del pastor y sus ovejas se utiliza en el cristianismo para transmitir la idea de cuidado, protección y guía espiritual que Jesús proporciona a sus seguidores.

  1. Jesús cuida y protege a su rebaño: En la Biblia, Jesús se compara a sí mismo con un pastor que cuida a su rebaño de ovejas. Como un pastor dedicado, Jesús muestra preocupación por las necesidades físicas, emocionales y espirituales de las personas que lo siguen.
  2. Jesús guía a sus seguidores: Al llamar a Jesús el “Buen Pastor”, se enfatiza su papel como líder espiritual que guía a sus seguidores por el camino de la verdad y la rectitud. Él ofrece dirección y orientación para ayudar a las personas a encontrar el camino hacia Dios y la vida eterna.
  3. Jesús se sacrifica por su rebaño: En el Evangelio de Juan, Jesús menciona que el buen pastor está dispuesto a dar su vida por las ovejas. Esta declaración se refiere al sacrificio supremo de Jesús en la cruz por la salvación de la humanidad. Su amor sacrificial demuestra su dedicación y cuidado por aquellos que lo siguen.

La figura del pastor en la Biblia representa el cuidado, la guía y la protección que Jesús brinda a su pueblo. Esta metáfora también se interpreta como la salvación de la oveja descarriada, simbolizando la preocupación de Dios o Jesucristo por el hombre como pecador.

Además, al llamarse a sí mismo el Buen Pastor, Jesús estaba reclamando ser el Mesías predicho en las escrituras del Antiguo Testamento, reivindicando para sí el lugar del Mesías y de Dios, como el pastor enviado por Dios para buscar a sus ovejas perdidas.

Llamar a Jesús el “Buen Pastor” es reconocer su amor, cuidado, protección y guía hacia aquellos que confían en él como su Salvador y Señor. Es una imagen poderosa que resalta la relación personal y cercana que Jesús tiene con sus seguidores.

¿Qué representa el buen pastor en la cultura antigua?

El concepto del pastor y sus ovejas tiene profundas raíces en la cultura antigua, especialmente en las sociedades agrícolas y pastoriles. Aquí hay algunas formas en que se interpretaba el papel del pastor en la cultura antigua:

  1. Cuidado y protección: En las sociedades agrícolas y pastorales, el pastor era responsable de cuidar y proteger el rebaño de ovejas. Esto incluía proporcionar alimento, agua y refugio, así como proteger a las ovejas de los depredadores y peligros naturales. El pastor era visto como un cuidador dedicado que velaba por el bienestar de sus animales.
  2. Guía y dirección: Además de cuidar físicamente a las ovejas, el pastor también las guiaba a través de pastizales seguros y rutas de pastoreo. Conocía los mejores lugares para encontrar alimento y agua, así como los caminos más seguros para conducir al rebaño. Esta función de guía implicaba liderazgo y conocimiento del terreno.
  3. Vínculo entre el pastor y las ovejas: En las culturas antiguas, se valoraba la relación entre el pastor y sus ovejas. El pastor conocía a cada una de sus ovejas individualmente, y las ovejas reconocían y respondían a la voz de su pastor. Esta relación íntima reflejaba el cuidado personal y la conexión emocional entre el pastor y su rebaño.
  4. Sacrificio y dedicación: El trabajo de pastor a menudo implicaba sacrificio personal. Los pastores debían estar dispuestos a arriesgar sus propias vidas para proteger a sus ovejas de los peligros. Esta disposición a sacrificar todo por el bienestar del rebaño era un aspecto importante de la imagen del pastor en la cultura antigua.

El pastor en la cultura antigua representaba cuidado, protección, guía y sacrificio por el bienestar de las ovejas. Estas cualidades se reflejan en la imagen de Jesús como el “Buen Pastor” en el cristianismo, destacando su relación cercana con sus seguidores y su disposición a sacrificar su vida por ellos.

Print Friendly, PDF & Email

Vea también

El pecado original: todas las personas son pecadoras en la raíz de su ser

Tres advertencias para allanar el terreno 1) ¿Por qué hablar del pecado original? Jesús no dijo …