¿Podemos comunicarnos con los muertos?

La respuesta corta es que sí, los católicos podemos comunicarnos con los muertos. Sin embargo, la forma en que lo hacemos es a través de la oración y la intercesión.

La Iglesia católica enseña que, después de la muerte, las almas de los difuntos van al cielo, al infierno o al purgatorio. Las almas del cielo ya están en la presencia de Dios y no necesitan nuestra ayuda. Las almas del infierno están condenadas y no pueden comunicarse con nosotros. Las almas del purgatorio, sin embargo, todavía están en camino a la salvación y pueden ser ayudadas por nuestras oraciones.

La oración por los difuntos es una práctica común en la Iglesia católica. Podemos rezar por los difuntos ofreciéndoles nuestras buenas obras, como la misa, la comunión, el ayuno y la limosna. También podemos rezar específicamente por los difuntos, pidiéndole a Dios que los ayude a alcanzar la salvación.

La intercesión de los difuntos también es una práctica común en la Iglesia católica. Creemos que las almas del cielo pueden interceder por nosotros ante Dios. Podemos pedir a los difuntos que intercedan por nosotros en nuestras oraciones.

Por lo tanto, los católicos podemos comunicarnos con los muertos a través de la oración y la intercesión. Estas prácticas son una forma de mostrar nuestro amor y preocupación por nuestros seres queridos que han fallecido.

Sin embargo, la Iglesia católica también advierte contra las prácticas que pretenden comunicarse con los muertos de manera sobrenatural. Estas prácticas, como el espiritismo y la clarividencia, son peligrosas porque pueden abrirnos a la influencia de espíritus malignos. Un católico no debe acudir en ningún caso a “contactar” con los difuntos ya que todas esas mentirosas opciones no vienen de Dios.

La Iglesia católica enseña que la única forma segura de comunicarse con los muertos es a través de la oración y la intercesión.

Print Friendly, PDF & Email

Vea también

Cuando la vida duele. ¿Por qué existe el sufrimiento? (Philip Yancey)

Claro está que el dolor físico es solo la última capa de lo que llamamos …