Para entender el evangelio de la Transfiguración del Señor. Ciclo A. 6 de agosto de 2023

FIESTA DE LA TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR

Ciclo A – Domingo, 6 de agosto de 2023.

Lectura del santo evangelio según san Marcos 9, 2-10
En aquel tiempo, Jesús se llevó a Pedro, a Santiago y a Juan, subió con ellos solos a una montaña alta, y se transfiguró delante de ellos. Sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador, como no puede dejarlos ningún batanero del mundo. Se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús. Entonces Pedro tomó la palabra y le dijo a Jesús: «Maestro, ¡qué bien se está aquí! Vamos a hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.» Estaban asustados, y no sabía lo que decía. Se formó una nube que los cubrió, y salió una voz de la nube: «Éste es mi Hijo amado; escuchadlo». De pronto, al mirar alrededor, no vieron a nadie más que a Jesús, solo con ellos. Cuando bajaban de la montada, Jesús les mandó: «No contéis a nadie lo que habéis visto, hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos». Esto se les quedó grabado, y discutían qué querría decir aquello de «resucitar de entre los muertos».

Introducción:

Es de la revelación de lo que se trata en este domingo: somos invitados a contemplar la divinidad de Cristo que se manifiesta a los hombres.
La primera lectura habla de la revelación en términos de “visión”: escena grandiosa del Hijo del hombre servido por todos los pueblos. La visión del profeta Daniel acontece cuando el pueblo sufre la persecución y la deportación. En esta situación que parece desesperada para la fe, Dios anuncia su gran proyecto de enviar, no a un ángel o a cualquier otro mensajero celeste, sino al Hijo del hombre.
El Salmo 96 canta que el Señor es rey y que los pueblos verán su gloria.
En la segunda lectura, Pedro da testimonio de la “gloria resplandeciente de Dios” que ha bajado sobre Jesús. Su comentario de la Transfiguración es tan esclarecedor que no sabríamos decirlo mejor: todo el misterio de la Luz que viene a nuestras tinieblas es proclamado en estas pocas palabras. Este mensaje es motivo de esperanza para nosotros, que estamos en camino, y un incentivo para sostener nuestra espera del regreso del Maestro.
El Evangelio relata el episodio de la Transfiguración en el que la voz del Padre designa a Jesús como su “Hijo bien amado”, Aquel al que debemos escuchar. Aquí está todo el sentido de la fiesta de hoy: celebrar este instante de Luz por el cual Jesús se da a conocer, contemplar la visión del Señor transfigurado, escuchar su mensaje, bajar del monte y divulgar la Luz a nuestro alrededor.

Print Friendly, PDF & Email

Vea también

Emilio Duró – ¿Por qué creer en algo? Vivir con ilusión

Emilio Duró Pamies es un empresario, profesor y conferenciante español dedicado a la consultoría y …