Los problemas de salud mental entre los jóvenes españoles se multiplica por seis en una década

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más del 25% de la población mundial reporta sentimientos de aislamiento social y soledad, y más de 150.000 personas entre 15 y 29 años mueren por suicidio cada año, evidencia de que estamos ante una crisis global.


A su vez, a nivel europeo las cifras de incidencia de problemas de salud mental muestran la urgencia de la situación: tras la pandemia, la afectación por problemas de salud mental había aumentado en toda la población, pero afectaba más a las personas jóvenes, especialmente entre las mujeres jóvenes y quienes tenían problemas económicos. De esta forma, se duplicó el número de jóvenes con síntomas de depresión de 2019 a 2021, afectando a 14 millones de jóvenes en Europa.


En la misma línea, en España la emergencia de los problemas de salud mental ha ido en ascenso en la última década, afectando a toda la población, pero han sido las personas jóvenes las que más afectadas se han visto, multiplicándose por seis la incidencia de casos clínicos de problemas psicológicos entre las personas jóvenes, cifra mayor que la del resto de colectivos etarios.


La OMS afirma que detrás de los problemas psicológicos hay diversos factores, que son múltiples los determinantes individuales, sociales y estructurales que pueden combinarse para proteger o socavar nuestra salud mental. Uno de los factores estructurales sería la exposición a circunstancias sociales o económicas desequilibradas, como serían la desigualdad y la pobreza, que aumentan el riesgo de sufrir afecciones de salud mental.


Por tanto, el auge de la incidencia de problemas de salud mental entre las personas jóvenes ha golpeado a una generación acostumbrada a vivir en el desequilibrio económico de la precariedad. Una generación joven cuyo día a día es, desde hace demasiado tiempo, la temporalidad, la parcialidad no deseada, la sobrecualificación o, en el peor de los casos, el paro. Un presente en el que las personas jóvenes no pueden emanciparse o viven en situación de pobreza, un presente que impide soñar con un futuro.


La relación entre salud mental y la situación socioeconómica se está estudiando cada vez más en todo el mundo, recogiéndose amplia evidencia del vínculo estrecho que existe entre ellas. Por tanto, el presente estudio se suma a estas investigaciones con un análisis que profundiza en la relación que existe entre las desigualdades y la salud mental de las personas jóvenes en España.

Print Friendly, PDF & Email

Vea también

Cuando la vida duele. ¿Por qué existe el sufrimiento? (Philip Yancey)

Claro está que el dolor físico es solo la última capa de lo que llamamos …