Libertad en forma de cruz. El sufrimiento es liberador cuando se pone al servicio de la felicidad de los demás. Testimonios

Llega un momento en que el amor es de tal calidad que uno se convierte, con libertad, en esclavo por amor. Reconozco que al principio yo no entendía lo de ser esclavo por amor, y a la vez libre. ¿No parece un poco contradictorio?

Pero con el tiempo he comprendido que cuando el amor va creciendo en calidad, aumenta el deseo de hacer feliz a la persona amada y uno está dispuesto a sacrificar lo que haga falta. La propia felicidad consiste simplemente en hacer feliz a la persona amada, porque

«hay más alegría en dar que en recibir» (Hch 20,38).

Print Friendly, PDF & Email

Vea también

Cuando la vida duele. ¿Por qué existe el sufrimiento? (Philip Yancey)

Claro está que el dolor físico es solo la última capa de lo que llamamos …