La IA (Inteligencia Artificial) identifica seis formas diferentes de depresión

Un estudio reciente (junio 2024) realizado por investigadores de la Universidad de Stanford ha identificado seis formas biológicamente distintas de depresión utilizando inteligencia artificial y técnicas de neuroimagen. Este hallazgo podría tener importantes implicaciones para el tratamiento personalizado de la depresión.

Los científicos emplearon imágenes por resonancia magnética funcional (fMRI) y herramientas de aprendizaje automático para analizar la actividad cerebral de 801 voluntarios previamente diagnosticados con depresión o ansiedad. Mediante un enfoque de análisis de clúster, lograron identificar seis patrones distintos de actividad en regiones cerebrales específicas, lo que les permitió clasificar la depresión en seis subtipos biológicos o “biotipos”.

Este descubrimiento es significativo porque:

  1. Demuestra que la depresión puede manifestarse a través de diferentes interrupciones en el funcionamiento cerebral.
  2. Explica por qué algunos pacientes no responden a los tratamientos tradicionales como antidepresivos o terapia psicológica.
  3. Abre la puerta a enfoques de medicina personalizada en salud mental basados en medidas objetivas de la función cerebral.
  4. Podría conducir al desarrollo de tratamientos más específicos y efectivos para cada subtipo de depresión.

Es importante destacar que este estudio representa un avance significativo en la comprensión de la depresión, ya que es la primera vez que se demuestra objetivamente que el trastorno depresivo mayor (MDD) puede manifestarse de formas biológicamente distintas. Esta investigación podría revolucionar la forma en que se diagnostica y trata la depresión en el futuro, permitiendo intervenciones más precisas y personalizadas para cada paciente.

¿Cuáles son los seis subtipos de depresión identificados por la IA?

El estudio realizado por investigadores de la Universidad de Stanford ha identificado seis subtipos biológicos de depresión mediante el uso de inteligencia artificial y neuroimagen. Los seis subtipos son los siguientes:

  1. Hiperactividad en regiones cognitivas: Este subtipo está asociado con mayor ansiedad, prejuicios negativos, desregulación de amenazas y anhedonia (falta de interés por las experiencias de la vida).
  2. Alta conectividad cerebral en tres regiones: Estas regiones están relacionadas con la depresión y la resolución de problemas. Los síntomas de este subtipo se alivian mejor con la terapia de conversación conductual.
  3. Baja actividad en el circuito de atención: Este subtipo se asocia con menores posibilidades de mejora con la terapia.
  4. Menor actividad en regiones cognitivas y baja conectividad en regiones emocionales: Los individuos con este subtipo tienen dificultades para responder a la información cognitiva y regular las emociones negativas.
  5. Alta reactividad emocional: Las personas con este subtipo son más afectadas por estímulos emocionales, como sus propias emociones o las expresiones faciales de otras personas.
  6. Subtipo sin diferencias en escáneres cerebrales: Este subtipo no muestra diferencias en los escáneres cerebrales en comparación con personas sin depresión, lo que podría apuntar a un tipo de depresión subyacente aún no tipificada.

Estos hallazgos podrían revolucionar el tratamiento de la depresión, permitiendo enfoques más personalizados y efectivos.

¿Qué características específicas tiene cada uno de los seis subtipos de depresión identificados?

Basándome en la información proporcionada, los seis subtipos de depresión identificados por el estudio de la Universidad de Stanford y sus características específicas son:

Hiperactividad en regiones cognitivas:

  • Asociado con mayor ansiedad
  • Presencia de prejuicios negativos
  • Desregulación de amenazas
  • Anhedonia (falta de interés por las experiencias de la vida)
  • Mejor respuesta al antidepresivo venlafaxina (Effexor)

Alta conectividad cerebral en tres regiones:

  • Mayores niveles de actividad entre regiones asociadas con depresión y resolución de problemas
  • Mejor respuesta a la terapia de conversación conductual

Baja actividad en el circuito de atención:

  • Niveles más bajos de actividad en el circuito cerebral que controla la atención
  • Menor probabilidad de mejoría con terapia de conversación

Menor actividad en regiones cognitivas y baja conectividad en regiones emocionales:

  • Dificultades para responder a la información cognitiva
  • Problemas para regular las emociones negativas

Alta reactividad emocional:

  • Mayor afectación por estímulos emocionales
  • Más sensibilidad a las propias emociones y expresiones faciales de otros

Sin diferencias en escáneres cerebrales:

  • No muestra diferencias significativas en los escáneres cerebrales comparado con personas sin depresión
  • Podría indicar un tipo de depresión subyacente aún no tipificada

Estos hallazgos representan un avance significativo hacia la psiquiatría de precisión, permitiendo tratamientos más personalizados basados en las características específicas de cada subtipo de depresión.

Print Friendly, PDF & Email

Vea también

Cuando la vida duele. ¿Por qué existe el sufrimiento? (Philip Yancey)

Claro está que el dolor físico es solo la última capa de lo que llamamos …