Joseph Ratzinger: La nueva evangelización

Joseph  Ratzinger  

La vida humana no se realiza por sí misma. Nuestra vida es una cuestión abierta,  un  proyecto  aún  incompleto,  que  es preciso  cumplir  y  realizar.  La  pregunta  fundamental  de  cada  hombre  es:  ¿cómo  se  realiza  este  llegar  a  ser  hombre? ¿Cómo  se  aprende  el  arte  de  vivir?  ¿Cuál  es  el  camino  a  la  felicidad?  

Evangelizar  quiere  decir  mostrar  ese  camino,  enseñar  el  arte  de  vivir.  Jesús  dice  al inicio de su vida pública: he venido para evangelizar a los pobres (Cf. Lc 4,18). Esto  significa:  yo  tengo  la  respuesta  a  vuestra  pregunta  fundamental;  yo  os muestro  el  camino  de  la  vida,  el  camino  que  lleva  a  la  felicidad;  más  aún:  yo  soy  ese  camino.    

La pobreza más profunda es la incapacidad de alegría, el tedio de la vida considerada  absurda  y  contradictoria.  Esta  pobreza se  halla  hoy  muy  extendida,  con  formas  muy  diversas,  tanto  en  las  sociedades  materialmente  ricas  como  en  los países pobres. La incapacidad de alegría supone y produce la incapacidad de amar, produce la envidia, la avaricia…. todos los vicios que devastan la vida de las personas  y  del  mundo.  Por  eso,  tenemos  necesidad  de  una  nueva  evangelización:  si  se desconoce  el  arte  de  vivir,  todo  lo  demás  ya  no  funciona.  Pero  ese  arte  no  es  objeto  de  la  ciencia;  sólo  lo  puede comunicar  quien  tiene  la  vida,  aquel  que  es  el  Evangelio  en  persona.  

Print Friendly, PDF & Email

Vea también

Cuando la vida duele. ¿Por qué existe el sufrimiento? (Philip Yancey)

Claro está que el dolor físico es solo la última capa de lo que llamamos …