Jesucristo portador del agua de la vida. Una reflexión cristiana sobre la “Nueva Era”

La Nueva Era, o New Age en inglés, es un término que se refiere a un amplio movimiento espiritual y cultural que surgió principalmente en la segunda mitad del siglo XX. Este movimiento incorpora una variedad de creencias, prácticas y filosofías, a menudo fusionando ideas de diferentes tradiciones religiosas y espirituales, así como también influencias de la psicología, la ciencia y la filosofía oriental.

Algunos temas comunes en la Nueva Era incluyen la espiritualidad personal, el desarrollo personal, la búsqueda de la iluminación, la sanación holística, la conexión con la naturaleza, la creencia en la energía cósmica, y la creencia en la existencia de una conciencia superior o divinidad.

La Nueva Era ha sido criticada por algunos como superficial o como una mezcla incoherente de ideas, pero para otros es una fuente de inspiración espiritual y un enfoque alternativo para entender el mundo y la vida.

Los católicos y la Nueva Era

La relación entre los católicos y la Nueva Era es variada y compleja. Algunos católicos pueden ver elementos de la Nueva Era como compatibles con su fe, mientras que otros pueden considerarla problemática o incluso herética.

En general, la Iglesia Católica desalienta la participación en prácticas de la Nueva Era que contradigan o sean incompatibles con la doctrina católica. Por ejemplo, la Iglesia advierte contra la adopción de creencias que niegan la existencia de Dios personal, la divinidad de Jesucristo o la realidad del pecado y la redención.

Sin embargo, también hay áreas de convergencia entre la Nueva Era y la espiritualidad católica, como la búsqueda de la paz interior, la conexión con la naturaleza, la práctica de la meditación (siempre que esté en consonancia con la enseñanza católica), y el énfasis en la compasión y la solidaridad.

En resumen, mientras que algunos católicos pueden encontrar aspectos positivos en la Nueva Era y pueden integrar ciertas prácticas dentro de su vida espiritual de manera cuidadosa y selectiva, la Iglesia Católica tiende a enfatizar la importancia de discernir críticamente y mantenerse fieles a la enseñanza y tradición católicas.

Print Friendly, PDF & Email

Vea también

Cuando la vida duele. ¿Por qué existe el sufrimiento? (Philip Yancey)

Claro está que el dolor físico es solo la última capa de lo que llamamos …