Exorcismo – El negocio de conjurar al diablo | DW Documental

“Pero el Señor es fiel, y Él los fortalecerá y los protegerá del maligno”.

(2 Tesalonicenses 3:3)

Los exorcistas no son solo personajes de película. Existen aquí y ahora en Europa, en la Iglesia católica y en la protestante, y tampoco faltan los conjuradores del diablo por cuenta propia. ¿Quiénes son esos mediadores con las fuerzas del mal?

El reportaje acompaña a exorcistas modernos en Francia, Suiza y Alemania. Son sacerdotes católicos, pastores evangélicos y “curanderos” por cuenta propia que satisfacen la aparentemente creciente demanda de exorcismos. ¿Qué piensan del demonio, creen en su existencia? ¿Cómo funciona una ceremonia de ese tipo? Un viaje investigativo al tenebroso mundo del culto contemporáneo al diablo.

El exorcismo en la Iglesia católica se refiere a un ritual realizado por sacerdotes autorizados para expulsar demonios o espíritus malignos de personas, lugares u objetos que se cree que están poseídos o plagados por ellos. Algunas claves sobre el exorcismo en el catolicismo:

  • Solo los obispos y algunos sacerdotes con permiso especial de su obispo pueden realizar exorcismos formales o “mayores”.
  • El exorcismo se realiza en nombre de Jesucristo y con la autoridad de la Iglesia, con el objetivo de proteger a la persona de la influencia demoníaca.
  • Históricamente, el exorcismo se volvió más común en la Iglesia católica a partir de la década de 1970, después del estreno de la película “El Exorcista”.
  • La Iglesia católica cree que el exorcismo tiene un fundamento bíblico en el ministerio de Jesús de expulsar demonios, aunque el rito formal no tiene un origen bíblico directo.
  • El exorcismo se considera un sacramental, es decir, una acción sagrada que prepara a la persona para recibir la gracia de los sacramentos, pero no es en sí mismo un sacramento.

El exorcismo es una práctica ritual católica realizada por sacerdotes autorizados para liberar a las personas de la influencia demoníaca, con base en la creencia de que Jesús otorgó a la Iglesia el poder de expulsar demonios.

Print Friendly, PDF & Email

Vea también

Cuando la vida duele. ¿Por qué existe el sufrimiento? (Philip Yancey)

Claro está que el dolor físico es solo la última capa de lo que llamamos …