Evitó, negó y escupió a Dios durante 46 años. A cambio, ÉL la llevó en volandas hacia una vida nueva

Montse Ricote vivía enredada en un bucle de enfermedad y milagros desde que nació. A pesar de nacer y criarse en una familia cristiana, se posicionó como atea desde niña porque no entendió nunca el sentido de su sufrimiento, el sentido de vivir con lo que le había tocado. La iglesia y los curas le producían “alergia”. A los 15 años empezó a pensar que ya tenía suficiente con las “torturas” que pasó en tratamientos médicos, hospitales y quirófanos. Pasarían algunos años más hasta que Montse empezó a pensar seriamente en el suicidio y le puso fecha. Pero cuatro días antes de su previsto final, Dios se encargó de llevar a Montse, “en volandas y a pesar de su resistencia”, a una iglesia donde esta mujer se enamoraría y comenzaría a caminar de nuevo para construir una vida nueva al lado de su Esposo. Este es el testimonio de conversión y de vida consagrada de Montse Ricote. Una vez más, evidencia de que cada uno de nosotros somos únicos para Dios, nos ama con locura y hace nuevas todas las cosas.

Print Friendly, PDF & Email

Vea también

Los enfermos mentales. Testimonios de personas con problemas de salud mental

Muchas personas con enfermedades mentales prefieren no hacer público su trastorno por miedo al rechazo …