El sentido de la vida 3: La inaudita pretensión

C. S. Lewis planteó una tríada que nos pone contra las cuerdas. O Jesús fue un loco que afirmó ser Dios, y debemos dejarlo a un lado con compasión. O fue un farsante que mintió, y en ese caso debemos rechazarlo y denunciar esa mentira. O al decir que era Dios no mentía, y debemos entonces acatar lo que nos dice. La pretensión de Jesús, ¿cuál era su verdadero alcance? ¿Cómo se presentó Jesús ante los demás? Esa es la pregunta que debemos hacernos.

Print Friendly, PDF & Email

Vea también

¿Cómo debe cambiar la Iglesia? Discurso de Benedicto XVI (2011)

VIAJE APOSTÓLICO A ALEMANIA 22-25 DE SEPTIEMBRE DE 2011 ENCUENTRO CON LOS CATÓLICOS COMPROMETIDOS EN …