El reto del cristianismo de los orígenes – Teólogo Rafael Aguirre

El cristianismo de los orígenes se refiere al período inicial del movimiento cristiano, que se desarrolló en el contexto del Imperio Romano en el siglo I d.C. Este período está marcado por la vida y enseñanzas de Jesucristo, así como por la actividad de sus seguidores inmediatos, los apóstoles.

El nacimiento del cristianismo puede situarse en la vida y ministerio de Jesús de Nazaret en la región de Judea, que es ahora parte de Israel. Jesús enseñó sobre el amor, la compasión, el perdón y la llegada del Reino de Dios. Su predicación atrajo a muchos seguidores, pero también provocó la oposición de las autoridades religiosas y políticas de su tiempo. Fue crucificado bajo el gobierno romano, según relatan los Evangelios del Nuevo Testamento.

Según la fe cristiana, Jesús resucitó de entre los muertos al tercer día después de su crucifixión, lo que confirmó su divinidad y el mensaje de salvación que había predicado. Esta creencia en la resurrección fue fundamental para el surgimiento y la expansión del cristianismo.

Los primeros seguidores de Jesús, conocidos como los apóstoles, fueron testigos de su vida, muerte y resurrección, y se convirtieron en los líderes del incipiente movimiento cristiano. Después de la resurrección, según se narra en el libro de los Hechos de los Apóstoles en el Nuevo Testamento, los apóstoles comenzaron a predicar el mensaje de Jesús, a establecer comunidades de creyentes y a llevar a cabo obras de caridad y servicio.

Durante este período inicial, el cristianismo era principalmente una secta dentro del judaísmo, pero con el tiempo se fue separando y distanciando de las tradiciones judías. La conversión de Pablo de Tarso, un fariseo judío que se convirtió en uno de los principales misioneros del cristianismo, fue fundamental en la expansión del movimiento hacia las comunidades gentiles (no judías).

El cristianismo de los orígenes se caracterizaba por su simplicidad, su énfasis en la comunidad y el amor fraternal, así como por la esperanza en la segunda venida de Cristo. Las enseñanzas y prácticas de estos primeros cristianos se transmitieron principalmente oralmente al principio, aunque más tarde fueron registradas en los escritos del Nuevo Testamento y en otros textos antiguos.

Print Friendly, PDF & Email

Vea también

Cuando la vida duele. ¿Por qué existe el sufrimiento? (Philip Yancey)

Claro está que el dolor físico es solo la última capa de lo que llamamos …