Cuidado con las “mosquitas muertas”

¿Qué es una “mosquita muerta”?

Es una persona hipócrita que oculta sus verdaderas intenciones tras una fachada de zalamería y falsa bondad.

Si entramos en el diccionario digital de la Real Academia Española (RAE) y buscamos el término mosquita, encontraremos como primera acepción un pájaro autóctono de Cerdeña (Italia), que nada tiene que ver con la frase en cuestión. Justo a continuación, aparece ya la locución de uso coloquial “mosquita muerta”, pero lo hace con un enlace a “mosca muerta” para dejar claro que hace referencia a la familia de los múscidos (mosca común), no al ave italiana o a los mosquitos hembra. Y los académicos definen mosca muerta, como “persona, al parecer, de ánimo o genio apagado, pero que no pierde la ocasión de aprovechar cualquier táctica para lograr su provecho”.

Así pues, una mosquita muerta se usa para describir un estereotipo negativo. El uso del diminutivo ya deja claro la connotación despectiva. Si una mosca es un ser débil, inofensivo y frágil, una mosca pequeña aún lo es más. Y ya ni hablamos si además el diminuto insecto volador está muerto. Porque, ¿quién va a sospechar de una insignificante mosca sin vida?

Sin embargo, una persona que es una mosquita muerta sólo tiene apariencia de inocente. Tras esa imagen falsa de poca cosa se esconde alguien capaz de urdir planes maquiavélicos a su favor, de sacar provecho de una situación sin llamar nunca la atención, disimuladamente …

Print Friendly, PDF & Email

Vea también

Emilio Duró – ¿Por qué creer en algo? Vivir con ilusión

Emilio Duró Pamies es un empresario, profesor y conferenciante español dedicado a la consultoría y …